La relación entre justicia y conectividad

Como ciudadanos globales debemos identificar causas que promuevan el derecho a la información y darle forma a las iniciativas que nos traigan conectividad.  La información es el motor primario que generará la competitividad en el Siglo XXI. Sin conectividad, el flujo de información vuelve al papel, que ya no es el medio idoneo para accesar a la información. Sin esta información no hay un terreno para competir. Representando a mi generación, considero debemos esforzarnos en que se reconozca el derecho a la conectividad como parte del derecho a la información, y así lograr que se reconozca el acceso a internet como un derecho humano en concreto. Esto con el fin de que se hagan leyes que convide a que los paises, la sociedad de la información y la empresa privada tomen las acciones pertinentes para garantizar la conectividad de todos.

Las Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde su formación en 1945 es la mayor organización internacional existente, con 193 países miembros. Busca facilitar la cooperación de los países en los asuntos de derecho internacional. La ONU es la gran impulsadora de declaraciones que sirven para darle forma a nuestra sociedad futura, como las metas del milenio, los compromisos con el medio ambiente, las metas de desarrollo, sostenibilidad, etc.

La ONU tiene una estructura compleja: básicamente son siete órganos que la componen y que constantemente evolucionan en sus funciones. Destaca, el Consejo Económico y Social como órgano rector de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la cual es la organización intergubernamental más antigua del mundo y que está encargada de regular las telecomunicaciones a nivel internacional entre las distintas administraciones.

En el marco de la necesidad real de que hay de convertir Internet en un tema público, la UIT organizó en 2003 y 2005 la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, con el fin de garantizar justicia en el acceso a las oportunidades de desarrollo, una de las preocupaciones más grandes de los Millennials o Generación del Milenio. En la declaración de principios de esta cumbre se destaca la convicción generalizada de que todos los habitantes de la tierra deben tener la posibilidad de “crear, acceder, utilizar y compartir la información y el conocimiento, con el fin de que las personas, las comunidades y los pueblos puedan desarrollar su pleno potencial en su promoción del desarrollo sostenible y mejorar su calidad de vida”.

Se destaca el compromiso de evolucionar el derecho a la información hacia contemplarla como un derecho básico del hombre, fortificando lo observado en la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos 19 y 29 que tratan sobre la libertad de información y de expresión de ideas, respectivamente.

Esta declaración de principios, al ser tan amplía en la protección de derechos y especializada en el tema del acceso a la información, se convierte en una fuente de derecho para todos los países que participaron en esta cumbre, que son a su vez la gran mayoría de los miembros de ONU.

Los Millennials deben estar muy pendientes de estos temas. Cada día hay más información y si no se garantiza el acceso a esta se creará un desequilibrio que agrietará la sociedad global de cara al futuro. El acceso a internet es un tema propio del desarrollo. Según varios estudios recientes, el sector de las telecomunicaciones tiene mucho que decir en que se cumplan estas metas de acceso libre a internet, relacionando como correlativo el aumento de la penetración de internet con el aumento producto interno bruto de los países en desarrollo. En próximos posts explicaré como seguir dandole forma al tema de la garantía de conectividad que tanto me apasiona.

Advertisements