La devaluación del Bolívar Venezolano entre 1983 y 2015

 

Bs. 500 mil. Esa es una cifra importante para mi infancia. Me crie oyendo continuamente a mi padre pregonar que esa fue la cifra que mi abuelo, fallecido en 1.981 entre otros bienes le había dejado a mi señora abuela, madre de él  y de mis cinco tíos, para su vejez.  La renta de los bienes le permitiría tener un ingreso fijo, pero en realidad la cifra importante era el capital en efectivo. Para ese entonces esos quinientos mil bolívares compraban $116.300, que solo con la inflación del dólar, corresponderían actualmente a $316.982 (un 272% en 33 años) pero eso es harina de otro costal, y aquí hablaremos del fenómeno de la (híper) inflación de Venezuela.

Venezuela era un país petrolero con una economía incipiente un tanto sumergida en una era post boom económico. Un boom mal manejado, que fue lo que sucedió en el país en los años 70, cuando los precios del petróleo subieron pero aun no se había nacionalizado el crudo y lo que se recibió por concepto de regalías petroleras  fue defenestrado por algunos funcionarios corruptos que se encargaron de cargarse el modelo económico que llevaba a cabo la nación, plagándola de desigualdades sociales que el día de hoy venimos lastrando. Aun así con todo el mal manejo que hubo, por más de 10 años, la tasa cambiaria de la moneda nacional, el Bolívar, fue de Bs. 4,30 por Dólar Estadounidense. Hasta entonces, nuestro problema estructural del (mal) manejo del dinero los habíamos cubierto con más endeudamiento, hasta que no se pudo más. Entre 1981 y 1983 el ingreso petrolero bajó un 30%, hubo una fuga de capitales ante la situación de deuda de América Latina y las reservas bajaron. Se impuso un control de cambio y se tuvo que proceder a devaluar la moneda. Ese día en que se anunció la medida fue el 18 de febrero de 1983, conocido como el viernes negro.

Así la fluctuación del bolívar empezó el mismo año de mi nacimiento. La tasa cambiaria entre febrero y septiembre de 1983, cuando yo nací ya había variado de 4,30 a Bs. 12,55, cerrando el año en Bs. 12,40. Es decir el mismo año de mi nacimiento los venezolanos fueron devaluados en un aprox. 350%. Nunca pude ver una moneda fuerte, una moneda en la que valiera la pena ahorrar. Eso es inexistente para mí.

En 1990, ya yo con seis años y ya en primer grado, me acuerdo que mi padre me daba Bs. 20 para ir a la cantina de mi escuela, alrededor de esa época el dólar costaba alrededor de 50 bolívares, así que con casi medio dólar yo me compraba una bolsa de plátano salados y un vasito de refresco de cola, ese era el mismo precio de una bolsa de frijoles en el supermercado, cosa de la que me acuerdo con detalle por esas cosas mágicas que ocurren.

Controles de por medio, donde históricamente ha habido (y habrá) un mercado negro para todo, nuestra moneda se fue devaluando con respecto al dólar, primero llegando a la fatídica simbólica cifra de Bs. 100 por USD en Octubre de 1993,  yéndose a control de cambio a tasas de Bs. 170 en julio de 1994, devaluándose de Bs. 290, Bs. 470 hasta Bs. 571 durante el mes de noviembre de 1998, es decir, en el cabo de seis años, vimos como nuestra moneda se devaluó 5,7 veces su valor, es decir otro 571%.

Todo esto, en el que fue el último y peor gobierno de la cuarta república, el nefasto segundo mandato de Rafael Caldera. Durante su mandato nuestra moneda se devaluó casi a cinco veces su valor con respecto al dólar. De castigo por este atroz robo al que fuimos sometidos la mayoría de los venezolanos de la época eligió  Presidente al teniente coronel Hugo Chávez en noviembre de 1998.

Si bien hablamos de una terrible devaluación de más de 1000% entre 1983 y 1993, y otro 571% en el segundo mandato de Rafael Caldera, el asesinato al bolívar ocurrió durante el gobierno de Chávez, quien recibió el poder con una tasa de cambio de  Bs 573 por dólar. El manejó al país de forma de que  la tasa cambiaria siguió subiendo hasta llegar a la otra fatídica cifra de Bs. 1000 por dólar durante Mayo de 2002, en el medio de una severa crisis política en el país, con un golpe de estado incluido. Es decir en casi 10 años, desde el transitorio gobierno de Ramón J Velázquez hasta el final del 2002, hubo una devaluación de 1000% de nuestra moneda. Eso sin contar la cifra que nos prevé el cuadro, que nos indica que el gobierno de Chávez se tardó siete años y nueve meses en lograr otra devaluación del 1000%, como sucedió entre 1999 y 2007 año fatídico para el valor del bolívar. Hay que reconocer en este punto que los efectos positivos de la reconversión de la moneda al final de 2007, se sintieron en 2008 y 2009, cuando se vivió una luna de miel con el tema de la devaluación del bolívar frente al dólar, habiendo “apenas” hubo  una devaluación de un 100% entre enero de 2008, primer año del bolívar fuerte y con un valor de Bs. 5,35 por USD  y agosto de 2012 cuando llegó a Bs 10,70.

En Octubre de 2012 se reeligió un ya enfermo Hugo Chávez por última vez. Desde el principio de su gobierno en 1998, hasta su última elección el dólar había saltado de Bs. 573 a una escandalosa cifra de Bs. 14.000, solo disfrazada por el hecho de tener dos ceros menos como consecuencia de la reconversión monetaria. Esto representa una devaluación entre 1998 y 2012 de 2300%

Sin embargo lo peor sigue ocurriendo. Entre la sola victoria de Hugo Chávez en 2012 y el anuncio de su fallecimiento en marzo de 2013, el precio referencial del dólar subió en un 70%. Desde que oficialmente Nicolás Maduro es Presidente, es decir desde abril de 2013, hasta el día de hoy (Julio 2015), el bolívar ha sufrido una devaluación de 2100%. Es decir, lo que hizo el mal manejo de Chávez en 14 años es casi igual a la distorsión que se ha creado durante los menos de tres años que lleva Maduro! Todo en medio de escasez, colas e inseguridad ciudadana, resultado de una impunidad de delitos mayor al 95%.

Después de tantas cifras es difícil quedarse con una, quizá con el 2300% de inflación que hubo mientras gobernó Chávez y el 2100% que lleva acumulado Maduro o el 116000% de devaluación que va entre 1983 y 2015. Desde ese viernes negro, pero más fuertemente en los últimos tiempos los venezolanos nos vemos obligados a emigrar forzosamente por la situación de escasez de bienes básicos y falta de libertades políticas y económicas. Tomar un trabajo con compensación fija, o hacer algún tipo de inversión en bolívares nunca ha probado valer la pena en los últimos 30 años de historia en Venezuela. Esto es lo primero que tiene que cambiar si queremos generarnos un futuro: no podemos seguir yendo a diestras y siniestras en los términos de la moneda que utilizamos.

La cifra que les comenté al principio del artículo me perturba,  ya que si mi abuela no hubiese tocado esos Bs. 500 mil (sin contar intereses) estos comprarían hoy un dólar en el mercado negro en Venezuela.  Conversaba de manera aleatoria con una amiga quien me advirtió de los precios de la comida en Caracas hoy en día. La bolsa de frijoles en el supermercado sigue costando 50 centavos de dólar, es decir unos Bs. 250 (mil)! Esta costaba Bs. 20 cuando yo tenía  6 años, me hace sentir terriblemente viejo. Me sigue comentando mi amiga como los frijoles no se consiguen por el tema pánico/escasez/acaparamiento; estos cuestan en el siempre existente mercado negro unos Bs. 500, es decir el mismo dólar que le hubiese dejado mi abuelo hoy a mi abuela. En fin que todo converge. Lo dejaré descansar y pronto estaremos hablando de la llegada de los Bs.1000, es decir Bs. 1.000.000 de los bolívares viejos por cada dólar. No hablo mas de esto, pero si por mi fuera yo hubiese independizado la moneda de curso de las decisiones de los Presidentes venezolanos. Quizá a veces la mejor manera de independizarse de algo es haciéndose dependiente de otras cosas, por ejemplo otras monedas, o mejor aún una nueva moneda suramericana que nunca llegará. Pero eso es harina de otro costal.

 

Fuente: Cuadro de devaluacion del bolivar que podras encontrar aqui, basado en apreciaciones de los bolivares requeridos para tener acceso a divisas norteamericanas (USD)

inflacion

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s